martes, 24 de julio de 2012

Helado de queso mascarpone y gotas de choco






Bueno, por fin tengo heladera, y lo más divertido de todo es que no me gustan demasiado los helados pero a los habitantes y visitantes de mi casa les vuelven locos. Así que una manera de comer helado casero y natural era hacerme con una heladera.

La mía me la ha regalado una buena amiga y no sabéis la alegría que me dio.

Esta receta no es la del primer helado que hice, primero hice uno de natachoc, intentando emular al que hacen en Granada en “Los italianos”, quién lo haya probado entenderá que lo haya elegido, luego hice uno de queso mascarpone también pero con mermelada de frambuesa, de la que hice casera en alguna entrada anterior, y reconozco que estaba realmente bueno y luego he hecho este.

El “mundo helado” es tan infinito como nuestra imaginación así que podemos inventar e inventar y crear verdaderas obras de arte heladas.

Ingredientes


250 gr de queso mascarpone
200 ml de nata para montar
150 ml de leche entera o semidesnatada
1 yogurt natural o griego
125 gr de azúcar invertido
75 gr de gotas de chocolate



Elaboración

La cubeta de nuestra heladera la habremos metido en el congelador, como mínimo, 24 horas, aunque si está más tiempo muchísimo mejor.

Lo primero que haremos será batir la nata con una batidora eléctrica, pero también se puede hacer con unas varillas manuales o no batir directamente, aunque la textura gana con las varillas eléctricas (que seguro que tenéis en los accesorios de vuestra batidora, pero probablemente las hayáis ignorado).

Añadimos a la nata montada el yogur, el queso mascarpone, el azúcar invertido (hay mil recetas para hacerlo y es la cosa más simple del mundo pero si no queréis hacerlo utilizad azúcar glas) y la leche entera o semidesnatada. Las gotas de chocolate las dejaremos para el final.








Cuando tengamos los ingredientes mezclados los batimos un poco con las varillas eléctricas o manuales hasta que la mezcla sea homogénea.

Esta mezcla la metemos en el frigo por lo menos una hora, si está más tiempo no pasa nada.

Montamos nuestra heladera, la ponemos a funcionar y por el hueco de la tapa vertemos la mezcla y así evitamos que se pegue en las paredes de la heladera por el contraste de temperatur. El helado estará listo en 20-30 minutos. Al final de este proceso es cuando echamos las gotas de chocolate.

Si no tenemos heladera lo que haremos será verter en un recipiente hermético, meter en el congelador y mover la mezcla de vez en cuando para que no cristalice.

¿Por qué azúcar invertido?

Pues porque tiene un potente efecto anticristalizante, le dará cremosidad al helado y porque no cuesta nada hacerlo.






Aquí os dejo unos enlaces con la receta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada