domingo, 12 de junio de 2011

"Masa madre: un miembro más de la familia"

Cuando aparece la necesidad de hacer pan ya no hay camino de regreso. Es una obsesión que te persigue y solo quieres llegar a tener un pan con el que de verdad disfrutar.



Y aunque hablo de pan y lo adoro, sobre todo el casero, aún no había puesto una entrada en condiciones explicando como llegar a disfrutar de un pan decente.


Ante todo es necesario que conozcáis un concepto, que para algunos será familiar, y es "masa madre".


¿Qué es la "masa madre"?


La masa madre es una levadura natural, que se consigue con la fermentación natural de la harina mezclada con agua y la captura de bacterias que hay en el aire. Refrescando o alimentando esta mezcla y manteniendo una temperatura adecuada, obtendremos en cinco-seis días nuestra masa madre líquida para hacer nuestros panes mucho más sabrosos, con una buena corteza, crujiente y tostada, con la miga esponjosa y un aroma estupendo, además de una conservación más prolongada del pan.
Hay diferentes modos de conseguir esa "masa madre", que se convertirá en un miembro más de la familia, pero es tan buena que no da ruido, ni molesta, la dejas en el frigorífico y te olvidas hasta la próxima vez que la vayas a utilizar. Uno de los modos es el que os pongo a continuación y es el que utiliza Iban Yarza, para mi es el más fácil y el resultado es muy bueno.







Cuando ya tenemos nuestra "masa madre" ya podemos utilizarla para hacer nuestro pan.


Espero que os pongáis manos a la obra y lo hagáis y en la próxima entrada os explicaré cómo utilizar esa masa madre.


Y aquí os presento a la mía, a que es guapa?




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario